En Keif Organics somos amantes del mundo que nos rodea, y nuestra misión es brindarte bienestar y salud, o en otras palabras, queremos darte vida. ¿sabes cómo? ¡con más vida!

096 879 3711
info@keiforganics.com

Blog

Diferencias entre Kefir y Yogurt: aspectos que no sabías y deberías conocer

Diferencias entre Kefir y Yogurt: ¿cuáles son sus diferencias?

¿Por qué el kefir es una excelente opción para mejorar tu bienestar integral y el de tu familia?

Todos alguna vez hemos consumido yogurt, pero ¿has escuchado hablar del kefir? En este blog te explicaremos las principales diferencias que hay entre el kefir y el yogurt, desde su elaboración, los beneficios que aportan a la salud y otros datos curiosos. 

El Kefir es una bebida milenaria…

Aunque el kefir es un “nuevo” super-alimento que está tomando popularidad en nuestro entorno gracias a sus increíbles beneficios para la salud, en realidad ha estado presente desde hace más de 2.000 años. Es una bebida láctea fermentada, de textura suave y cremosa; es conocida como el ¡REY DE LOS PROBIÓTICOS! 

Por si se te olvidó que son los probióticos; son microorganismos vivos (bacterias beneficiosas) que se encuentran en nuestro intestino y nos ayudan a tener un mejor funcionamiento y equilibrio de la microbiota (o flora intestinal). ¡Son esenciales para una salud integral!

Existen muchas semejanzas entre el kefir y el yogurt y en muchos casos se los considera “primos” ya que los dos nacen a partir de la fermentación de la leche, tienen un sabor similar y comparten algunos beneficios. 

 

 

 

Kefir vs. Yogurt

 

1.- Elaboración

Aunque el kefir y el yogurt se elaboran a partir de la fermentación de la leche, sus procesos son distintos. El yogurt fermenta de 3 a 4 horas, con temperaturas un poco más altas, mientras que la fermentación del kefir es prolongada y puede llegar hasta las 18 horas, con temperaturas más bajas. 

2.- Apto para intolerantes a la lactosa

Durante la fermentación los cultivos de bacterias vivas consumen el azúcar de la leche, también llamada lactosa. El kefir, gracias a su fermentación más larga, puede llegar a ser 99% libre de lactosa, apto para intolerantes. El yogurt suele tener más niveles de lactosa porque sus bacterias fermentan por menos tiempo. Además, la fermentación es como una primera digestión que ayuda a nuestro intestino a asimilar los alimentos de mejor manera. El kefir, al ser fermentado por más tiempo, es más digerible que la mayoría de lácteos.

3.-  Cultivos de bacterias vivas

El kefir y el yogurt llevan sus nombres gracias a los cultivos lácticos o bacterias probióticas vivas con las que se elaboran. En el caso del yogurt (sea bebible o griego) existen dos tipos de bacterias presentes: Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus termophilus. En cambio en el kefir pueden existir hasta 40 distintas especies de bacterias probióticas, sí, leíste bien, ¡40 diferentes tipos!

En el caso de NUESTRO KEFIR PROBIÓTICO KEIF el cultivo vivo cuenta con 12 tipos de especies de bacterias probióticas que incluyen varias de la familia Lactobacillus, Bifidobacterium y Streptococcus. Además el kefir tiene 100 veces más bacterias vivas que el yogurt llegando a tener cerca de 40 billones por litro. 

Por esta razón, el kefir es considerado el Rey de Los Probióticos ya que tiene más variedad y cantidad de bacterias vivas probióticas.

4.- Beneficios

El kefir a diferencia del yogurt tiene gran concentración de bacterias beneficiosas, que colonizan el intestino, ayudándolo a equilibrarse y  regulando su funcionamiento. Mientras que el yogurt funciona como un protector, por su bacterias que son transitorias. 

    El yogurt es más conocido por ser un aliado a la dieta y la digestión. En cambio el kefir es un aliado para nuestra salud, ya que ayuda a disminuir el colesterol alto y los triglicéridos, reduce la presión arterial y combate infecciones virales, bacterianas y fungicidas. Además alivia síntomas de estreñimiento, fortalece el sistema inmune, mejora la digestión y ayuda con la intolerancia a la lactosa. 

5.- Sabor, textura y usos

La diferencia está en que el kefir es más bebible, pues es más líquido y no es tan cremoso, mientras que el yogurt es más espeso. El sabor de los dos productos es ácido. 

El kéfir y el yogurt podrían ser un buen snack saludable, como también se puede consumir en tus desayunos y es el perfecto acompañante para tus batidos.

 

 

 

 

 

¿Cuál es el mejor para ti? 

 

 

Podemos ver que los 2 alimentos son muy parecidos, sin embargo el kefir contiene una mayor cantidad de microorganismos que aportan grandes beneficios a tu salud integral. 

Recuerda, la salud intestinal es muy importante y vital ya que ahí se desarrolla el 80% del sistema inmunológico.  

 

 

¿Cuál escoges tú?

¿Qué esperas para consumir productos de Keif Organics?

 

¡Te invitamos a probar nuestros deliciosos productos!

Post a Comment

Escribir Ahora
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?